Bolivia.com La Paz Martes, 27 / Mar / 2018

Definamos biopic: "Película cinematográfica que trata de la biografía de una persona". Y sí, hay formas de contar una historia pero no de la forma errada en que ha llegado al cine la 'vida' de Andrea Bocelli.

La música del silencio no es un verdadero biopic
Foto: Cineplex

La música del silencio, película que cuenta la historia de Amos Bardi, más conocido como el tenor Andrea Bocelli no es un verdadero biopic. No solo porque deja muchos espacios a la imaginación sino porque se centra en el dolor y situaciones que poco aportan al imaginario que se tiene de este tenor.

Para una segunda opinión, en estas salas puede ver La música del Silencio.

Esta es la historia de la película: Amos Bardi, nació con el don de una voz maravillosa, pero a al mismo tiempo, con un problema serio con respecto a sus ojos, haciéndolo casi ciego. A pesar de todo, Amos no se da por vencido. Conducido por su pasión por el canto, su vida será un desafío tras otro hasta que logra alcanzar su primer gran éxito en el escenario con Miserere. A partir de aquí comienza una vida llena de victorias pero en la que continúa la búsqueda silenciosa de una misión diaria, momento tras momento, la misión de alguien que, para ser como los demás, debe trabajar más que otros, en cada gesto, en cada paso.

En palabras suena muy bonito, pero en el resultado real, en la película, simplemente no se logra. La música del silencio cae en lo adulador hacia Bocelli y se centra en diálogos aburridos. Si bien tiene escenas que son importantes para la historia, no logran marcar un punto de giro que determine algo definitivo con el personaje.

Pareciera que su director, Michael Radford, no entendió el personaje que tenía como base para su película. Es tal vez una película hecha para fans, pero ni los fans quedaron contentos.

Una verdadera lástima que después de ver La música del silencio, el espectador salga con más preguntas que respuestas y encuentre en YouTube, los momentos definitivos que su director no supo aprovechar.

 

 

Aclaraciones: El guion es una colaboración con Bocelli y Anna Pavignano. (No todo es culpa del director)

Lo positivo: Antonio Banderas, quien toma las riendas de sacar adelante a Amos, aunque tenga pocas apariciones.

Lo increíble: La película se hizo en inglés, hubiera sumado puntos si hubiera sido en su idioma original, el italiano.

@Lilimatt / Colombia.com