Actualización: Jue, 09 / Ago / 2012 3:17 pm
Jueves, 09 / Ago / 2012

El Caballero de la Noche Asciende

Tras años de intensa espera por fin llega la épica conclusión de la leyenda del caballero de la noche, en la particular visión del “hombre del momento”: el celebérrimo realizador Christopher Nolan.

El Caballero de la Noche Asciende
El principal temor de ésta tercera parte es, en primera, si podría superar a su aclamadísima predecesora: ese tremendo thriller de acción que catapultó a Nolan, y principalmente al Joker de Heath Ledger a la historia del cine; y en segunda, si podría instaurarse en el panorama superheroico cinematográfico actual tras el arrollador y despiadado éxito de Los Vengadores (recordemos que ahí fallo la nueva aventura del araña). ¿Estaría Nolan a la altura de tantísima expectativa? ¿Acaso The Dark Knight y The Avengers suponen el techo y el punto más alto al que pueden aspirar las adaptaciones de comics?

Personalmente creo que no, creo que siempre se puede dar un giro de tuerca al género y reinventarlo para alcanzar nuevas cotas de calidad. Hace 20 años cualquier adaptación al margen de las super-producciones de Richard Donner y Tim Burton supondría horas de vergüenza ajena, pésimos efectos y carnavalescas caracterizaciones. Hoy es el sub-género del cine blockbuster que más da de que hablar y que más dinero recauda; y en parte se debe a tomarse estas historias con una seriedad y un sentido de la realización con tanto cuidado y mimo que al final lo último que parecen son adaptaciones de las muy mal llamadas “revistas para niños”.

Nolan empezó reinventando al murciélago desde sus cimientos, luego definió cuidadosamente su personaje y ahora toca culminarlo de forma absolutamente épica, casi apoteósica, con mucha (tal vez demasiada) grandilocuencia. Éste Batman es obligado a regresar, primero de las sombras y luego del infierno, para hacer frente a la amenaza más grande que jamás verá ésta ciudad, que ahora lo odia y le da rotundamente la espalda. Ésta es la travesía de un héroe trágico que hasta acá pareciera haberle dado todo a su gente, aunque en sus propias palabras aún no, no “todo”.

Tenemos más nuevas caras que en ninguna otra entrega de la franquicia, y por supuesto nos reencontraremos con personajes conocidos, que de una u otra forma vuelven para guiar al murciélago a la batalla final. El elenco es particularmente rico con la serie de actores que lo integran, Nolan incorpora a la gente con la que trabajó en Inception por lo que podemos destacar al siempre correcto Joseph Gordon Levitt, al tremendo Tom Hardy haciendo a un señor villano que lastimosamente pierde fuelle de un momento a otro en la recta final de la película, y a una Marion Cotillard que también queda rebajada por lo mal insertado que está su personaje. Afortunadamente también está Anne Hathaway para salvar el lado femenino de la película haciendo la que es simplemente la mejor versión de Catwoman plasmada en la pantalla grande.

De los veteranos de la saga sin duda el mejor es el gran Michael Caine, un actor que en una simple conversación se roba la película entera con una interpretación desde ya oscarizable, es una pena que salga poco en comparación al tiempo que tuvo en las entregas previas. El resto del reparto hace un correcto trabajo, desde Gary Oldman pasando por Morgan Freeman y terminando en un Christian Bale al que le falta intensidad a la hora de encarnar al murciélago cuando es puesto al límite en las secuencias finales.

Algo que muchos le reprocharán a Nolan, y que quizás está intentando disimular aunque no con toda la eficacia que pretende, es las pocas peleas y secuencias de acción en un filme que cualquiera pensaría que estaría enfocado a ello. Nolan opta por los discursos interpretativos y el desarrollo de sus personajes antes de incluir alguna persecución o pelea en su trama; por esto las escenas de acción, como constante en su filmografía con la sola excepción de Inception, no lucen tan espectaculares como deberían. Claro que hay momentos notables pero está claro que el fuerte de Nolan no es la parafernalia ni mucho menos la coreografía.

La historia funciona como punto final a la denominada “mejor trilogía de superhéroes de la hsioria”, Nolan cumple con la epicidad prometida sustituyendo cualquier exceso palomitero con una pesada carga moral en sus personajes y un desalentador aire que envolviendo el devastador clima de la película, logra impregnar la sala y llegar al espectador. De ésta forma se cierra un capítulo en la historia del cine blockbuster, que de una u otra manera ha influenciado en la forma de enfocar las adaptaciones y no solo de cómics. Ahora las preguntas son: ¿Seguirá Warner la senda trazada por Nolan con la inminente revisión del Hombre de Acero y de alguna forma concretar finalmente una Justice League digna de competir con la impecable parafernalia de Marvel? ¿Cuánto tiempo pasará para tener otra versión del Caballero de la Noche que tal vez busque incorporarse a éste proyecto? Y la más importante: ¿Qué es lo siguiente para Nolan?

Por: Miguel Gutiérrez
the_mags_53@hotmail.com
Twitter: @KusoMG