Actualización: Lun, 20 / Ago / 2012 12:33 pm
Lunes, 20 / Ago / 2012

Los Vengadores

Tuvieron que pasar cuatro años y cinco películas desde ese encuentro entre Tony Stark y Nick Fury al final de los créditos de Iron Man para ver el primer crossover super heroico de la historia del cine.

Los Vengadores
 Decir que había expectación por la reunión de Los Vengadores es poco, sin lugar a dudas hablamos de una de las producciones más anticipadas de los últimos tiempos aún por encima de fenómenos mediáticos como el final de la saga Crepúsculo o el cierre de la particular visión del Caballero de la Noche a cargo de Christopher Nolan (aunque claro, esto último depende mucho a quién le preguntes), incluso me atrevería a decir que le ha hecho sombra al mismísimo Peter Jackson y su (recientemente criticado) regreso a la Tierra Media. The Avengers es sin duda (o por lo menos de momento) el evento cinematográfico más importante del año; lo cual no necesariamente juega a su favor.



Cada escena post-créditos, cada tráiler y el solo hecho de que en ninguna de las cinco películas de Marvel que la preceden hayan querido jugársela a nivel espectáculo, no hace más que elevar las expectativas del público a un nivel bastante complicado de satisfacer. Es en este punto donde fallan los Spiderman y los X-Men de turno; se ven totalmente desbordados por las expectativas que al final no llegan a cumplirlas por mucho abuso de efectos y escenas de acción que se empeñen en meter. Me satisface enormemente decir que The Avengers es una excepción en esta casi regla del sub género super heroico. Aún con 5 películas, y sin ser necesariamente “única” o algo que no hayamos visto antes, Joss Whedon logra impresionar, emocionar y divertir como pocas veces se han visto en una sala de cine. Una película para comer pipocas de principio a fin pero a diferencia de subproductos como Transformers o la tal Battleship (a cuyo tráiler decirle horrendo es poco) no apuesta por tratar al público como a un ignorante, más al contrario, se regocija en el saber friki de la audiencia apuntando a referencias, sin dejar de lado al público más casual a quienes compensa con un rotundo espectáculo. Casi no es necesario haber visto las películas previas para disfrutar de ésta, pero sin duda, conociendo de antemano a estos personajes y el enfoque que les han dado, la hace más amena y divertida.



The Avengers le debe todo a su magnífico elenco. Cualquiera pensaría que al estar tanta gente metida en el ajo necesariamente alguno tendría que quedar opacado para el lucimiento de otro, pues para nada. Se las han arreglado para darle una cota de participación igual de significativa a cada miembro del elenco, todos tienen su momento incluyendo a los más secundarios como ser el agente Coulson y Maria Hill, personajes que apuntaban al cameo y al eye-candy del fan, pero que resultan fundamentales en la historia sin llegar a saturar la pantalla a diferencia de lo que pasó en su momento con las ya citadas Spiderman o X-Men. Especialmente sorprendente resulta el trabajo de Chris Evans y Scarlett Johansson, lejos de repetir las insípidas contribuciones de las películas pasadas, logran por fin dotar a sus personajes de la personalidad y la presencia que les corresponde; igualmente Mark Ruffalo sale airoso de toda la polémica con un sobresaliente Bruce Banner.


La película va marcada por tres actos argumentales muy bien diferenciados y lamentablemente muy fáciles de predecir desde el tráiler. Mucho me temo que el lastre de la película es su absoluta simpleza argumental y la previsibilidad, toda la historia se ve venir desde lejos y en ese sentido no hay sorpresas. Aunque nunca fue el punto fuerte de Marvel, pero de todas formas que nadie espere ver la complejidad y la profundidad que dota Nolan a las películas del Caballero Oscuro. Lejos de comerse el coco con algo que tal vez no sea lo más apropiado para una película coral como Los Vengadores, el director Joss Whedon apunta al espectáculo puro y duro en un tercer acto absolutamente bestial y digno de aplausos que ya quisieran Michael Bay y demás incompetentes.



Con The Avengers la temporada de blockbusters empieza más fuerte que nunca y mucho me temo que va ser difícil lograr algo similar (si no es que mejor) en calidad de entretenimiento a partir de ahora. Recomendable para fans y para personas que simplemente quieren pasar un rato entretenidísimo en la sala. Solo esperemos que a partir de ahora no empiecen a desentonar las nuevas películas, y más con esa BRUTAL secuencia post-créditos que desde ya promete (nuevamente) un evento cinematográfico de gran magnitud.


Por: Miguel Gutiérrez
the_mags_53@hotmail.com
Twitter: @KusoMG